viernes, 1 de mayo de 2015

2 La Creación / Los Siete Cuerpos

LOS SIETE CUERPOS
Aquéllos que desean avanzar a la actividad de la encarnación física, son entonces preparados y provistos con los cuerpos necesarios. Ellos tienen un Cuerpo Electrónico y alrededor de éste está el Cuerpo Causal compuesto de cualquier acumulación de energía calificada (la cual es toda constructiva) que hayan acopiado en su viaje a través de las siete esferas. La Presencia “YO SOY” provee entonces un Ser Crístico (Cuerpo Mental Superior), el cual reduce Su rápida vibración y se construye allí los cuerpos etéricos, mental y emocional, cada uno compuesto de la sustancia en la cual va a funcionar.
Estos son creados por el Ser Crístico, los Constructores de la forma y los Seres de los elementos, todos trabajando juntos. Este proceso toma un largo período de tiempo.
Estos Seres atraen algo de la sustancia más fina del elemento Tierra —los éteres— alrededor de un punto focal de la Llama Triple proyectada por el Ser Crístico, dentro de una réplica del Ser Crístico —la cual forma el cuerpo etérico y es auto-luminoso. El cuerpo mental inferior a través del cual actúa la conciencia intelectual, está compuesto de (la fuerza electrónica) la parte más sutil del elemento aire. El cuerpo emocional está compuesto de la parte más sutil del elemento agua. Éste es el elemento que le permite a uno sentir. El propósito de los sentimientos es irradiar e intensificar las Cualidades Divinas aquí en el mundo físico. El agua constituye la mayor porción de nuestros cuerpos así como también del mundo.
Estos tres cuerpos se interpenetran unos a otros, y también interpenetran el cuerpo físico cuando está siendo formado. Estos tres cuerpos forman los vehículos internos, y no se desintegran en la susodicha muerte sino que permanecen en los niveles internos de una encarnación a la próxima, siendo utilizados en cada encarnación sucesiva.
La sustancia del cuerpo emocional —así como también la sustancia física— se solidifica cada vez más y se hace más densa al ser continuamente cargada con discordia.
Los objetos inanimados son en realidad sólo sustancia condensada y asumen las cualidades impuestas sobre ellos, como lo hiciera la sustancia de la tierra misma e igualmente los cuerpos físicos.
Originalmente cuando su uso había sido completado, los electrones eran devueltos a lo universal por medio de la eterealización y no a través de la descomposición ni de la desintegración como es el caso en la Tierra actualmente, lo cual es el resultado de la inarmonía y la discordia de la humanidad.
El Ser Crístico proyecta la plena auto-conciencia de la Llama Triple dentro de estos cuerpos creando la identidad individual-hombre. Luego, los Siete Elohim enfocan Sus Llamas dentro de la conciencia intelectual, andándolas en la frente del cuerpo etérico.

LA MENTE EXTERNA
Se supone que la conciencia intelectual o mente exterior sea el conducto o instrumento de la Mente Divina para que el Santo Ser Crístico trabaje a través de ésta, para contactar el mundo externo por medio de los sentidos. Estos sentidos son rayos de luz que proceden del cerebro (una estructura física), los instrumentos de creación para la corriente de vida en el mundo de la forma.
Los Rayos de Luz de la Presencia entran al corazón, y luego a través del cerebro salen a los sentidos, pero las directrices provenientes de la Presencia son en su mayoría contaminadas por la mente humana. La mente del hombre se ha convertido en (o está compuesta de) una masa conglomerada de conceptos, creencias, pensamientos y sentimientos, los cuales han sido atraídos al cerebro mediante el reporte de los sentidos de las imperfecciones afuera. Esto predomina en las acciones de la persona promedio. Todos los sentidos y facultades están estrechamente conectados —especialmente los pensamientos y los sentimientos— y es así como los sentimientos afectan o influencian tanto a los pensamientos.
No sólo existe la mente humana del individuo que actúa a través de él, sino que también existe la mente de la masa, una acumulación de toda esa materia a lo largo de los siglos.

CREACIÓN DEL CUERPO
Los cuerpos para la vida en la Tierra fueron creados o provistos originalmente para aquéllos que iban a encarnar, mediante la proyección de rayos de Luz de parte de los padres —un ser masculino y uno femenino—; y allí donde los rayos se cruzaban se creaba un cuerpo formado a su plena estatura, y la corriente de vida entrante tomaba posesión. Ellos también retenían la memoria de un período de vida al otro. Esta forma de nacimiento aún existe en otros planetas.
La humanidad, al desear hacer su propia voluntad, se sumergió dentro de una densidad hasta el punto en que no podía manejar los rayos de luz; y el nacimiento cesó en ese momento, hasta que fue provista la forma actual de los cuerpos físicos. Los Constructores de la Forma acudieron a Seres Cósmicos y estudiaron la manera para formular y proyectar los mejores tipos, estructura y función de cuerpos que se encargarían de los requerimientos en esta baja acción vibratoria; y de ese modo surgieron los medios actuales. Este período es el que se conoce como la época de Adán y Eva. Los medios actuales de nacimiento están por cambiar otra vez a la manera anterior, a medida que la Nueva Era entre a una mayor manifestación.
El elemento aire (como los otros también) era de una más rápida tasa vibratoria, y tuvo que ser reducida (disminuida) para satisfacer las demandas de existencia cuando la acción vibratoria de la tierra fue disminuida por la discordia de la humanidad. Aries, la Directora (o diremos, la suministradora) del elemento aire tuvo que atraer más poder y reducir la acción vibratoria de los electrones de forma que el aire pudiera ser utilizado por el hombre.

En el cuerpo físico —creado mediante los medios actuales de nacimiento— en la concepción el Ser Crístico proyecta hacia adelante la Llama Triple (una porción de Sí) la cual conforma el átomo permanente del corazón, alrededor del cual se une la sustancia que forma el cuerpo físico. Este cuerpo es formado en base al patrón de luz en el cuerpo etérico. Éste es creado de acuerdo con la llave tonal de la corriente de vida entrante; y los electrones llevan su propio patrón electrónico.

DIFERENCIA ENTRE LOS CUERPOS
Las diferencias entre los cuerpos de un ser no-ascendido y de un Ser Ascendido son éstas: nuestros cuerpos mentales están compuestos de los éteres, los de Ellos son de Llama Viviente; nuestros mundos de sentimientos están compuestos de agua, los de Ellos son de Fuego; nuestros cuerpos físicos son de carne, los de Ellos son cuerpos de Fuego. El propósito de la encarnación física es convertirse en maestro de las condiciones en el mundo tridimensional por medio de la Llama en el corazón; al invocarla y al poner los Poderes del Fuego Sagrado en acción, los cuales se manifestarán a través del mundo individual. Es así como se gana uno el derecho a un cuerpo de Fuego.
Los diversos cuerpos están formados de manera tal que la Llama Triple pueda funcionar. La Presencia —Dios— está enfocada en estos cuerpos y les da vida.
Estos cuerpos fueron originalmente de una sustancia muy sutil, de una tasa vibratoria más rápida, y estaban en armonía y balance unos con otros. Eran similares a la sustancia etérica actual.
A cada corriente de vida se le asigna un Elemental del Cuerpo así como un Ángel Ministrador; estos mismos Seres permanecen con el individuo a lo largo de todas las encarnaciones.

PRIMEROS SERES QUE SE ATRAEN
Antes de que un planeta sea habitado, se hace venir a un Manú, a un Instructor Mundial y a un MaháChohán (quienes representan la actividad de la Llama Triple de la Deidad [Godhead]). También hay un Buddha. Originalmente, Ellos servían durante el ciclo de catorce mil años o la evolución de una Raza-Raíz.
Cuando llega el momento para que una Raza-Raíz habite un planeta, el Manú atrae aproximadamente un séptimo de Su Raza-Raíz. El primer séptimo (la primera Sub-Raza) consiste mayormente de individuos del Primer Rayo. Para el segundo ciclo de dos mil años, el Manú escoge la mayoría de individuos del Segundo Rayo con algunos de los otros Rayos; y así sucesivamente para cada Sub-Raza subsiguiente.

Libro: "La Ley de la Vida" Vol. 2 por A.D.K Luk… Serapis Bey Editores, S.A.
*amma

No hay comentarios:

Publicar un comentario